La saga desde construir pequeñas casas a levantar los edificios más altos de Chile

2022-09-23T07:00:00.0000000Z

2022-09-23T07:00:00.0000000Z

Diario Financiero

https://pressreader.df.cl/article/281526524920118

EXPEDIENTE

▣ Partió construyendo pequeñas casas y –tras décadas en el rubro- logró, dos veces, alcanzar el récord de construir el edificio más alto de Chile. Desde que salió de la universidad, el arquitecto Abraham Senerman Lamas (88 años) siempre ha estado vinculado al negocio del ladrillo y el cemento. Hijo de inmigrante ruso, estudió en el Valentín Letelier y en el Instituto Nacional. Luego, arquitectura en la U. de Chile, titulándose en 1958. Por 25 años, fue arquitecto jefe del Servicio Médico Nacional de Empleados, donde se involucró en la construcción de hospitales. Luego, comenzó a construir casas, hasta que en 1962 levantó su primer edificio. Su gran salto llegó en 1993, de la mano de la Sofofa, cuando inauguró el Edificio de la Industria, una torre de 33 pisos que desplazó a la Torre Santa María como la más alta de Chile hasta que la Torre Telefónica tomó el cetro. Siguió con varios otros edificios en la misma zona de El Golf en Las Condes, luego bautizada como “Sanhattan”. Sobre el desarrollo de ese sector, el empresario ha dicho que “los problemas de congestión estaban colapsando el centro; entonces, miré el mapa buscando las mejores ubicaciones y me di cuenta de que en el barrio El Golf convergían varias comunas, con un gran potencial de conectividad”. En 2010, en sociedad con el grupo Bethia -de Liliana Solari, socia controladora de Falabellainauguró Titanium La Portada, que con 55 pisos mantuvo el título del edificio más alto de Chile hasta que fue superado por la Gran Torre del Costanera Center (de 62 niveles), a fines de ese año. En paralelo, apostó por otros negocios: tuvo la representación en Chile de las marcas de autos de lujo Saab, Rover y MG. Al mando de su grupo inmobiliario y siempre trabajando con su esposa, la abogada Frida Volochinsky, Senerman comenzó a incorporar al negocio a su hijo Ricardo (61 años, ingeniero civil), quien vivió en EEUU. Padre e hijo, que habían desarrollado actividades por separado, unieron sus empresas bajo el paraguas de Sencorp en 2014. En el último tiempo, Ricardo tomó control de la sociedad, mientras su padre se abocó a su oficina de arquitectura.

es-cl