El nuevo negocio de Ignacio Detmer

2022-11-20T08:00:00.0000000Z

2022-11-20T08:00:00.0000000Z

Diario Financiero

https://pressreader.df.cl/article/281526525052238

PUNTO DE PARTIDA

El cofundador del unicornio chileno Frontier Car Group está lanzando un nuevo emprendimiento: se llama Koywe. Es una plataforma que simplifica los procesos de acceso a la web3. El fondo venture de Cristóbal Piñera ya puso sus fichas. Ignacio Detmer y Guillermo Acuña cruzan los dedos para que la tercera sea la vencida. Mientras los dos eran estudiantes en la PUC (Detmer, ingeniería comercial; Acuña, ingeniería civil) pilotearon ideas de negocios, pero nada resultó. Luego, en 2014, fundaron una empresa de desarrollo de software que, si bien logró buenos resultados, no terminó por cuajar. Y a mediados de 2022 comenzaron su última aventura empresarial: fundaron Koiwe, una firma ligada a la industria de los criptoactivos, la que describen como “un puente” que une el mundo financiero tradicional con las nuevas tendencias tecnológicas del momento, como blockchain y web3. Para esto, ambos renunciaron a sus antiguos puestos de trabajo: Acuña dio un paso al costado de Cumplo (es cofundador y ex gerente general, y sigue siendo accionista), y Detmer acordó su salida de OLX Autos, donde era gerente global de marketing, expansión y entrenamiento, luego de fusionar Frontier Car Group -la empresa que él cofundó junto a Ricardo Donoso y otros emprendedores internacionalescon OLX (ver recuadro). “En esa etapa los altos eran muy altos y los bajos muy bajos. Y eso va generando una especie de adrenalina”, dice Detmer. “Las ganas que tenía de volver a partir de cero, con todos los aprendizajes del viaje anterior, con toda la red de contactos, con el conocimiento adquirido de los momentos buenos y malos, era muy grande”. Y agrega: “Teníamos varias opciones: desde emplearnos en startups mucho más grandes, que cotizan en bolsa y con una oferta económica muy atractiva, a empresas que les había costado despegar. Pero decidimos elegir la alternativa del emprendimiento”. Sin embargo, en un comienzo, Detmer se mostró escéptico frente a desarrollar un negocio basado en criptoactivos. “Mi aproximación había sido solo a través del trading. Había invertido, pero no entendía el fondo. Sin embargo, cuando Guille me fue enseñando las virtudes de blockchain y cómo esta tecnología puede generar procesos eficientes, transparentes, controlados y descentralizados, comenzamos a investigar”. Así, desde finales de junio se dedicaron a armar el negocio. Lo bautizaron como Koiwe -un nombre que hace referencia al coigüe, árbol que se encuentra en el sur de Chile, conocido por su fortaleza y longevidad- y salieron a buscar capital. Este miércoles Detmer llegó a Chile (vive en Miami) a lanzar el negocio. La próxima semana harán lo mismo en Colombia, y en diciembre aterrizarán en Perú y México. “La experiencia nos dice que para hacer algo grande hay que hacerlo grande desde el principio”, enfatiza. El negocio En palabras de los fundadores, Koywe es una infraestructura que permite pasar de una moneda local a un activo digital. Es una plataforma que simplifica los procesos de acceso al mundo web3 (a través de una API), los cuales, actualmente, son muy engorrosos, especialmente en Latinoamérica. “A todas las personas que le preguntamos nos decían que armar una empresa así era difícil porque había que tener entes regulados, con estructuras legales, bancarias, de anti-lavado de activos. Escalar esto a nivel Latam era muy complejo, necesitaba mucho conocimiento”, explica Detmer. Guillermo Acuña complementa para explicar el modelo: “Tenemos entidades legales en cada país que se conectan a los medios de pago locales. Luego, recibimos el dinero de los usuarios finales en la moneda que ellos tienen. Nosotros nos damos vuelta, compramos los cripto en algún exchange, y posteriormente mandamos esos activos a una wallet específica”. Las posibilidades de esto, explica Detmer, son múltiples, ya que actualmente se pueden adquirir todo tipo de bienes bajo esta tecnología: “Por ejemplo, los activos tokenizados pueden ser una propiedad, un bono de carbono, una acción o una pieza de arte. Nosotros tratamos de hacer sencillo el acceso a ese mundo, no al del trading”. US$ 1,1 millones “Salir a buscar capital en octubre para una fintech que está tratando de unir el mundo tradicional con la web3 no era algo fácil”, confiesa Detmer. Menos fácil aún porque todos sus inversionistas apostaron por una idea: hasta ese momento Koywe no tenía ningún cliente o venta, solo un PowerPoint. “Pero afortunadamente nos fue bien”, añade. En un comienzo pensaron levantar US$ 600 mil, pero se dieron cuenta de que “Después de todo, nosotros (Frontier Car Grupo) y Cornershop somos los únicos unicornios reales, empresas que fueron vendidas en más de un billón de dólares. Ojo ahí. No es lo mismo una valorización a que te compren por ese precio. Y nosotros lo logramos desde Chile con la oficina en Huechuraba, aunque los medios sigan diciendo que no somos chilenos”, dice Detmer. “Más allá de que en los libros no hayamos quedado como un unicornio local, yo soy chileno, Ricardo también. Tres cuartos de las ventas eran administradas desde Santiago”.

es-cl